Seguidores

miércoles, 20 de enero de 2010

Algo sobre el Shabby Chic

El término shabby chic fue acuñado por la revista “El Mundo de Interiores” en la década de 1980 y posteriormente fue registrado como marca por la diseñadora Rachel Ashwell en EE.UU. donde se hizo muy popular en los 90. Es un estilo de decoración de interiores que combina dos términos; Shabby (raído o desgastado) y Chic (elegante, distinguido, a la moda) para definir una unión que actualiza lo antiguo y usado, convirtiéndolo en moderno y elegante.

Aunque el estilo Shabby Chic tiene su origen en las antiguas casas de campo inglesas (Cottage) donde destacan los muebles usados y repintados así como tapicerías desgastadas, en el que el color blanco predomina creando un ambiente muy particular. Sin embargo se ha enriquecido con la aportación de otros estilos como la decoración pintada sueca del siglo XVIII, el chateau francés, e incluso el modo de los Shakers norteamericanos, donde la claridad y la simpleza es esencial. Esta evolución ha determinado un estilo de decoración de interiores que ha adquirido gran protagonismo en los últimos años.


Los elementos y notas propios de este estilo los podríamos resumir en:
- Los ambientes gozan de gran claridad, ya que muchos de los muebles se pintan en tonos blancos buscando deliberadamente un aspecto envejecido o decapado.
- El color aparece pero siempre en tonos pálidos: rosa, beig, gris, predominado el blanco.



- Las flores están muy presentes, tanto en ramilletes de flor seca o natural como en los estampados de telas, porcelana...
- Sofás y camas se llenan de grandes almohadones, mullidos y de aspecto romántico.
- Las telas que conforman este estilo, son el algodón y el lino, muy inspirado en el antiguo lino francés y tejidos vintage.
-La porcelana y el cristal tallado aportan un toque delicado y distinguido en los interiores Shabby Chic.
- Lámparas de araña de época pintadas en tonos pálidos y ajados, con pantallas de tela floreada de las que pueden colgar lágrimas o guirnaldas de cristal, con un aire decadente.

- Objetos de uso cotidiano como teteras, tazas y bandejas se reinventan con este estilo, convirtiéndose en objetos de decoración, donde también destacan las piezas vintage (todo lo posterior a 1920 y cuya calidad ha sobrevivido a la moda).

En resumen, un estilo que crea ambientes luminosos, románticos y que además añade valor a lo antiguo, a lo reutilizado.
Si quieres conocer más de este estilo puedes consultar este artículo de Virginia Mabel Blanco.


1 comentario:

  1. Guapa! que bonito te ha quedado el aparador. Sigue. Un besito

    ResponderEliminar